Después de la Sagrada Escritura, “el mejor cultivo que uno puede pedir a la Iglesia, es la vida de los Santos”: es una expresión que el padre Piamarta repite muchas veces para invitar a la lectura de la vida de los Santos. En sus escritos  encontramos muchas veces y con naturalidad la referencia a hechos, citas y ejemplos sacados de la vida de los santos.

El estaba convencido “Una idea encarnada y realizada, vale más y es más elocuente que una idea simplemente enunciada”.

Por lo mismo, propone a sus jóvenes, a sus colaboradores  y hermanos religiosos “esta forma de alimentar el alma, la más simple y más práctica que uno puede encontrar. Además los santos son la prueba de la grandeza de la religión cristiana y su gloria indiscutible y digna de admiración. (Cabra, Piamarta. p. 181)

Por lo cual, este año la congregación nos invita a mirar el el testimonio de Francisco de Sales, un santo modelo de San Juan Bautista Piamarta.

Fue esencialmente un pastor de almas (1567-1622), sacerdote misionero, después fue nombrado Obispo de Ginebra(residente en Annecy), fundó la Orden de la Visitación junto con Santa Juana Francisca Fremiot. Se hizo todo a todos por la palabra hablada y escrita, y mantuve conversaciones teológicas con los protestantes. Se preocupaba de todos, pequeños y grandes, puso al alcance de todos la vida espiritual.

Icon
TEMA IV - Julio

Compartir
Artículo anteriorMoriré con mis Jóvenes