La humildad es la virtud que consiste en conocer las propias limitaciones y debilidades y actuar de acuerdo a tal conocimiento. El término proviene del vocablo latino “humilitas”.

En la tradición cristiana ha tenido un gran desarrollo, pues constituye la base de la vivencia de la espiritualidad, por cuanto constituye la virtud central para crecer en el seguimiento de Cristo. San Agustín nos la recuerda de la siguiente manera: “Si quieres ser grande, comienza por ser pequeño”

Por tanto, si quiero levantar una fábrica de santidad, colocaré primero el cimiento fuerte de la humildad. La humildad es madre de muchas de las virtudes y la soberbia de muchos de los pecados.

Icon

Tema pastoral nº 5 0.00 KB 7 downloads

...

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here