Califica esta publicación
  1. Introducción General

El Capítulo General realizado en el año 2015 propuso un itinerario de temas para el sexenio 2016-2021. Son temas que tocan la experiencia de Dios de San Juan Bautista Piamarta. Él es un modelo de fe, de oración y de vida. Y, por eso, no es difícil de aceptar que los educadores miren hacia el Padre como camino a ser seguido, modelo de acción educativa y caritativa a favor de los jóvenes, especialmente los más vulnerables. Es una opción por los más pobres. Esta opción, como recuerda Papa Benedicto XVI, “hace parte de la profesión de la fe en Cristo”. No es posible profesar la fe en Jesucristo y preferir a los ricos y poderosos de este mundo. El cristiano, como Cristo es pobre. Y en este sentido Padre Piamarta es un verdadero cristiano, pues nació pobre, vivió pobre y murió pobre. Este año estamos reflexionando sobre el tema: “educar a partir de la fe y humildad de San Juan Bautista Piamarta”.

Ahora se nos invita a mirar a la fe de San Juan Bautista Piamarta. Él es un enamorado de Cristo, especialmente por el misterio de la encarnación. Cuando asume nuestra naturaleza humana, Dios “mostrándose en figura humana se humilló, se hizo obediente hasta la muerte, y una muerte en cruz” (Ef 2,7c-8). En este misterio, Padre Piamarta encuentra una fuente inagotable de humildad. Si Dios se despoja en Jesús, Él quiere hacer lo mismo. Es una fe vivida en la celebración del misterio pascual, que lo hace educador y padre de los jóvenes. Es el misterio pascual que lo hace creer en sus jóvenes: porque Cristo vence la muerte todo puede cambiar. Su acción caritativa y apostólica es alimentada por un relacionamiento constante de amistad con Jesús en la oración. Él es también un místico que integra acción y contemplación. Es un sacerdote de fe sincera que reconoce humildemente su pequeñez abandonándose con mucha confianza en la Providencia del Padre. Su acción no la realiza por sí mismo, Él es enviado para hacer creer al mundo que Dios ama a los hombres, que Dios ama a los pobres y que Dios ama a los jóvenes.

  1. Oración Inicial
  • Para la oración es bueno tener una imagen de la Sagrada Familia que puede ser un pequeño pesebre y un cuadro de Padre Piamarta, se debe crear un ambiente que invite a contemplar el misterio de la encarnación. ¿Cómo Padre Piamarta miraba a la Sagrada Familia? ¿Qué pensaba de Jesús, María y José?
  • Introducción: Les invito para que nos coloquemos en presencia del Señor diciendo:

En el nombre de Padre, y del hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Para la invocación del Espíritu Santo se sugiere crear un ambiente de silencio, de tranquilidad y de paz. Dependiendo del horario del encuentro (si estamos muy cansados) es conveniente hacer un ejercicio de respiración para ir tomando consciencia de sí y conectarse consigo mismo y con Dios.

Invoquemos al Espíritu Santo:

Ven, Espíritu Santo,
llena los corazones de tus fieles,
y enciende en ellos el fuego de tu amor.

Envía tu Espíritu Creador
y renueva la faz de la tierra.

Oh Dios,
que has iluminado los corazones de tus hijos
con la luz del Espíritu Santo;
haznos dóciles a sus inspiraciones
para gustar siempre el bien
y gozar de su consuelo.

Por Cristo nuestro Señor.

Amén.

Evangelio: Leemos el Evangelio de San Lucas 2,1-8 que narra el nacimiento de Jesús. Después de la lectura, ayudar la reflexión mirando al pesebre y al Padre Piamarta.

  • Pedir a Dios en un instante de oración personal la gracia de contemplar su encarnación. ¿Qué nos dice Jesús en el pesebre junto a María y José sobre la fe y la humildad? ¿Cómo este misterio ha plasmado la vida de Padre Piamarta?
  • Sugerimos la música “Canción al Corazón de Jesús” de Cristóbal Fones, SJ para ayudar en la motivación inicial. Sigue el link para bajar desde youtube o simplemente reproducirlo en línea: https://www.youtube.com/watch?v=JIMBt4fTj2M

Si el animador cree oportuno, puede tener copias de la canción para cada uno en el grupo.

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here