Boletín N°4

Califica esta publicación

Estimados y estimadas:

Continuando con el mensaje del mes anterior, les presento el segundo motivo porqué creemos que la obra Piamartina en Chile es una obra “adulta joven”.

EI segundo motivo es porque se ha concretado un estilo: un estilo Piamartino, más aún un estilo de educación Piamartina, fundado sobre un modelo educativo en la Familia de Nazareth. Allí

recibió Jesús un modelo de familia estable, que acoge las diferencias y las necesidades de sus miembros. Así la congregación de Padre Piamarta se convierte en “la Familia para las familias”, especialmente para niños y jóvenes que requieren espacios de desarrollo y proyección.

Este modelo educativo se concreta en un estilo de educación que está basado en dos principios básicos dejados por Padre Piamarta: la presencia continua en medio de los niños y jóvenes y la vivencia del mandamiento el amor. Los Piamartinos no podemos educar si no estamos en medio de los niños y jóvenes, palpando sus dificultades, atentos a sus dolores y a sus necesidades, porque todo lo anterior se descubre en el contacto con ellos, en el “estar” con ellos; los Piamartinos no pueden dejar nunca solos a sus niños, a sus jóvenes y esto marca un estilo que hace la diferencia.

El segundo principio que marca este estilo es la vivencia del mandamiento del amor, el verdadero amor que es el que transforma, que hace nuevas las cosas y las personas, que hace nuevos los principios y las estructuras, que renueva la vida. El niño y el joven educado en las obras Piamartinas, debe sentirse profundamente amado, nunca rechazado, nunca olvidado, porque el amor hace estar atento y disponible a servir a los otros siempre, no intermitentemente o cuando ese otro es simplemente “bueno”.

Esta vivencia del amor debe notarse desde nuestras infraestructuras, dignas y limpias para ellos, hasta la calidad educativa que entregamos a los que llegan a educarse con nosotros. Este estilo lo evidenciamos en

El Plan Apostólico Regional (PAR, 2013, en los Proyectos educativos Piamartinos (PEP, actualizado el 2013), en los Planes de mejora educativa (PME), en los planes de desarrollo institucional (2012),

En el trabajo abnegado de nuestros docentes y tantas otras iniciativas de las obras. Hoy damos Gracias, porque buscamos ser fieles a este estilo Piamartino, basado en el amor, que se hace vida en la presencia continua en medio de los niños y jóvenes.

Continuearemos el próximo mes con el tercer motivo.

Bendiciones

P.Humberto LoyoIa, FN

Superior Regional.

Compartir
Artículo anteriorBoletín N°3
Artículo siguienteBoletín N°5

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here