Califica esta publicación

 

ESTIMADA COMUNIDAD PIAMARTINA:

Les saludo a través de esta nueva edición de nuestro Boletín que sintetiza las principales noticias de las comunidades educativas y parroquia. Quisiera en esta oportunidad resaltar uno de los sellos que tenemos declarados en nuestro Proyecto Educativo Piamartino (PEP): “Educación Católica de calidad”, en este sello declaramos que entregamos formación católica de calidad tanto en la educación técnico Profesional como en la humanista-científica, cimentada en los valores y carisma piamartino.

Una familia que decide tener a sus hijos en nuestros establecimientos reconoce este sello, pero sobre todo busca que sus hijos reciban una buena formación y que respire un ambiente católico que inspire y motive su vida a buscar a Dios y a responderle en lo cotidiano, gustando así vivir de manera significativa su existencia, plasmando su fe en el día a día sobre todo en una vida que se destaque por vivir los valores cristianos.

Una educación católica debe ser de calidad para ser verdaderamente católica, porque busca dar en Dios el sentido a la vida y que cada niño y joven crezca fortaleciendo su voluntad, reconociendo sus talentos para colocarlos al servicio de los otros.

Es tiste si un apoderado no ve reflejado este sello en la comunidad, en sus educadores; es triste si un apoderado no acoge este sello. Cuantas experiencias hemos tenido, que no nos han ayudado a ser reflejo de este sello, por ejemplo, un papá que prohíbe que su hija lleve la cruz, que recibió como discípula piamartina; un apoderado que no entra a la oración en la reunión, manifestando que hay proselitismo religioso, etc. También hemos tenido educadores que no han testimoniado este sello, queriendo dejar lo católico a un lado de su clase, o incómodos por los momentos de oración, etc.

Una educación católica de calidad no queda en los muros de la escuela, va amas allá, va a la familia, a los amigos a todos los que entran en contacto con los niños y jóvenes y educadores.

Reflejo de que queremos entregar una educación católica de calidad es que propiciamos el aprendizaje de todos los estudiantes, fomentamos una cultura de altas expectativas, se consolida un proyecto curricular cimentado en los valores y carisma piamartino, tenemos programa propio de Cultura cristiana y otras tantas acciones que buscan responder a la calidad que nos comprometemos a entregar.

Sigamos moviéndonos por este sello y que no se diga sólo que es un “buen colegio” o es “colegio católico” como cartel, sino porque de verdad quien está en nuestra comunidad lo refleja, lo vive y busca “hacer bien el bien”.

Bendiciones para cada uno de ustedes,

Humberto Loyola G, FN

Superior Regional